Santairiku Eiyuuki – V1 C10 – La guerra de Pelosonia (I)

[Hola, Tito…. ¿Cómo está Su Alteza Adriano?]

El hombre de rasgos delicados frente a Hércules era su segundo hermano mayor, el segundo hijo de Adriano III, Tito.

Hércules tenía dos hermanos, y era el menor de los tres. El hermano mayor era Adriano, y el segundo Tito.

Aunque Hércules y su hermano mayor, Adriano, habían intercambiado menos de cien palabras en total, estaba bastante unido a Tito. Eso no cambió ni siquiera después de su entronización.

Como nacieron de madres diferentes y se criaron por separado, no compartían realmente un sentimiento de hermandad. Pero debido a que ambos estaban interesados en la literatura y las artes, ocasionalmente cenaban juntos mientras intercambiaban discusiones.

[Todavía encerrado en casa. No puede aceptar el hecho de que no haya sido elegido para heredar la corona imperial]

[La entregaré en cualquier momento]

[Basta. Si Su Majestad le da la corona, este país se irá al infierno con seguridad]

[¿La quieres, Titus?]

[Jaja, estás bromeando]

Tito agitó las manos exageradamente mientras rechazaba la oferta de Hércules. El propio Tito era consciente de que no era apto para ser Emperador. Al igual que Hércules, nunca deseó la corona imperial.

Los pasatiempos de Tito eran el dibujo, el grabado, la música y la poesía. En verdad, sus habilidades artísticas estaban entre las mejores de la historia cultural del Imperio, por lo que sería un desperdicio para él convertirse en Emperador. O eso le dijo su padre Adriano III.

Una figura comparable en la historia de la Tierra sería el emperador Huizong. Si Tito fuera coronado, sólo sería cuestión de tiempo antes de que el Imperio Lemuriano alcanzara el mal final de Huizong.

[No sé nada de Su Alteza Adriano. Me odia a muerte, ¿verdad? Pero no recuerdo haberle hecho nada]

[Bueno, el hermano mayor probablemente no pueda aceptar la existencia de Su Majestad]

[¿Es por algo que hice?]

[Está bien si Su Majestad no se da cuenta, no es su culpa en absoluto]

Entonces Tito comenzó a hablar de la razón por la que su hermano mayor Adriano odiaba a Hércules.

Como se puede adivinar por el nombre de Adriano, el hijo mayor Adriano recibió el nombre de su padre Adriano III. Tal vez si hubiera sido coronado, se llamaría Adriano IV.

Originalmente, se suponía que se convertiría en el Emperador. Adriano III había dado su nombre al sucesor recién nacido, y sus expectativas y deseos junto con él. No sólo le dio a su hijo el mismo nombre que a él, sino que también amó mucho al joven Adriano.

Pero quizás debido a su mimada educación, Adriano creció hasta convertirse en un niño egoísta y terco. Tenía una gran fuerza, pero a menudo utilizaba la violencia contra los niños aristócratas más jóvenes, lo que hacía que Adriano III se sintiera bastante perturbado. Aún así, bajó la cabeza hacia los nobles, haciendo todo lo posible para convertir a Adriano en un digno sucesor.

Pensó que era sólo porque mimaba demasiado a su hijo; los problemas desaparecerían con el tiempo. Sin embargo, no se fueron.

Hace catorce años, Adriano finalmente cruzó la línea cuando el príncipe heredero violó a una chica noble. Esto provocó un gran alboroto que sacudió enormemente la escena política del Imperio.

Este fue el momento en que Adriano III decidió finalmente renunciar a Adriano. Sin embargo, su segundo hijo, que era Tito, tampoco era tan excelente.

Justo cuando se preguntaba qué hacer, nació Hércules.

Así de fácil, derramó todo su afecto sobre Hércules. De repente, al perder todas las expectativas y el amor que Adriano III le tenía, Adriano sintió un intenso odio por Hércules.

Maravilloso, maravilloso…

[¿Qué tiene eso de maravilloso? Y tengo que decir que mi padre era malo para criar hijos]

[Padre tuvo gran éxito en criar a Su Majestad, ¿no? Probablemente reflexionó sobre la educación fallida de su primer y segundo hijo]

Titus se rió divertidamente. Los dos hermanos nunca habían sentido mucho parentesco con su padre Adriano III.

Puesto que Adriano III no tenía ninguna expectativa para Tito en primer lugar, prácticamente nunca hablaron. Y reflexionando sobre el caso de su primer hijo Adriano, evitó mimar demasiado a Hércules, por lo que tampoco tuvieron ninguna conversación entre padres e hijos.

[Entonces, ¿cuándo va a matarlo, Su Majestad?]

[Es una charla peligrosa. Mientras siga siendo obediente, no tengo intención de matarlo]

Hércules se encogió de hombros. Era obvio que Adriano odiaba a Hércules y codiciaba la corona. Pero eso era sólo una idea. En realidad no podía tomar medidas, ni tenía ningún plan para hacerlo.

Matar a Adriano en este momento sólo empeoraría la reputación de Hércules.

[De ninguna manera ese hombre va a ser obediente…. Será problemático si une sus manos con las de los nobles.]

[¿No se ha calmado ya el descontento de los nobles?]

Derrotando a los bárbaros, recuperando los territorios perdidos y devolviendo la Ciudad Eterna de Lemuria al redil. Un ejército poderoso era necesario para hacer todo eso, y para mantener ese ejército, era necesario imponer altos impuestos. Al escuchar la explicación de Hércules, muchos nobles habían expresado su consentimiento.

El Imperio de Lemuria solía ser un gran poder. En la actualidad, ha perdido la mitad de sus territorios y sus antiguas tierras han sido invadidas por los bárbaros.

Lo único que mantenía al pueblo lemuriano en marcha era la creencia de que su país era el sagrado Reino de Dios, y cuando llegara el Juicio Final, los ciudadanos del Imperio serían los últimos en permanecer en la Tierra. Se enorgullecían de ello.

Recuperando territorios perdidos. Esas palabras conmovieron fuertemente los corazones de los nobles.

Dicho esto, los nobles persuadidos eran en su mayoría los clanes de elfos con una larga vida que habían existido desde la fundación de la nación y la formación del Imperio Lemuriano, por lo que sentían una fuerte nostalgia. Las nuevas generaciones de la nobleza no tenían mucho interés en recuperar los territorios perdidos, por lo que seguían insatisfechas con Hércules.

[Pero, Su Majestad, los no nobles todavía están descontentos. Si se unieran a Adriano]

[No eres muy inteligente en política. Dime, Titus. ¿Qué pueden hacer esos tipos? La rebelión está fuera de discusión. Puedo detectar fácilmente el movimiento de mercancías y personal a través de los gremios. Es fácil saber cuándo reúnen armas, comida y mercenarios. ¿Asesinato? Eso es aún más absurdo. No hay asesino que pueda pasar la protección de Carolina]

“Protegeré a Su Majestad”, recordó Hércules el apasionado comentario de Carolina.

No sólo Carolina, siempre había un equipo de guardias expertos alrededor de Hércules. Penetrar en esta defensa, pasar a Carolina y derribar al propio Hércules era una proeza imposible. Mientras estuviese bajo diez asesinos, el gran espíritu contratado de Hércules podría lidiar con ellos con facilidad.

[Prueben si pueden. Aunque intenten asesinarme, no moriré tan fácilmente]

Hércules hizo un ligero gesto con la mano. No tenía intención de ser asesinado.

[Aparte de eso, ¿ya está hecho?]

[Por supuesto, aquí está.]

Tito sonrió pícaro mientras abría una caja de madera. Sacó una tela roja y blanca y la extendió para mostrarle a Hércules.

[¡Vestido especial de criada para Miss Carolina!]

Lo que Tito sacó fue el vestido de sirvienta que Hércules le pidió que hiciera para Carolina. El vestido de sirvienta, con motivos rojos y blancos, tenía un diseño bonito pero también algo erótico. Definitivamente le vendría bien a Carolina, que tenía catorce años, esa edad peligrosa entre un adulto y un niño.

Encajaba perfectamente con el gusto de Hércules.

[Lo diseñé de acuerdo a las medidas que me diste… ¿Está bien?]

[No te preocupes. Mis ojos no pueden equivocarse]

Hércules había medido el B/C/C y la altura de Carolina con su visión perfecta. Y no era como si no estuviera siempre mirando descaradamente los elegantes miembros de Carolina.

…Este maldito pervertido.

[¿Cuándo hará Su Majestad que Miss Carolina se lo ponga? Tu promesa era que si las reformas militares tenían éxito, ¿no? Por lo que he oído, no lo hará hasta que vea algunos resultados…]

[Ah, no te preocupes por eso]

Hércules sonrió.

[Mañana voy a la guerra]

Hércules dijo casualmente, como si fuera a ir de picnic.

Estado Mercenario de Pelosonia.

Este país fue fundado en el interior del Imperio Lemuriano.

Hace unos ocho años, cuando Hércules tenía siete años, debido a que el reinante emperador Adriano III no estaba dispuesto a pagar los salarios acordados, una banda mercenaria que él empleaba se rebeló. Para poner fin a esta rebelión, Adriano III condujo personalmente a un ejército a la batalla….

Fue derrotado por el Capitán Mercenario, Darios. Finalmente, Adriano III se vio obligado a aceptar los términos de la paz y cedió la península de Pelosonia.

Desde entonces, la península de Pelosonia ha estado controlada por una nación de facto formada por mercenarios.

Debido a que la península de Pelosonia estaba situada cerca de la ruta que va desde los territorios meridionales del Imperio hasta Nova Lemuria, era una seria amenaza para el control del Imperio Lemuriano sobre los mares. Afortunadamente, el Estado Mercenario no tenía una marina, por lo que no podía obstruir el comercio del Imperio.

Sin embargo, seguía siendo una espina clavada en el costado del Imperio y representaba una amenaza para la defensa nacional.

Además, hace tres años, cuando Hércules tenía doce años (varios meses antes de su entronización), Adriano III fue de nuevo a la guerra para expulsar a esos mercenarios del Imperio, pero una vez más perdió humillantemente. La fatiga mental de esa época fue una causa indirecta de su muerte.

Hércules también participó en esta campaña y terminó escapando vivo.

Hércules decidió atacar el Estado Mercenario de Pelosonia para probar su nuevo ejército permanente. Fue tanto una guerra para recuperar territorios perdidos como una para restaurar el honor de su padre en venganza de hace tres años.

[¡Así que hagámoslo! Garphis!]

[Tan repentino como siempre.]

Hércules propuso la campaña a la Península de Pelosonia a Garphis una semana antes de su conversación con Tito.

[Su Majestad, no hay necesidad de apresurar esto. Deberíamos observar la situación un poco más y esperar a que Su Majestad acumule algo de experiencia…]

[¿Y si te digo que los mercenarios pelosonianos se preparan para la guerra?]

Hércules interceptó las palabras de Garphis. Contestó a Garphis, que tenía una expresión dudosa.

[Es información de los gremios del trigo y del hierro. El trigo y el hierro se mueven de manera poco natural. Comerciantes de varios lugares también reportan que los mercenarios están siendo movilizados anormalmente. Todos estos informes se remontan al Estado Mercenario de Pelosonia. Esos tipos probablemente terminarán sus preparativos en dos semanas]

Garphis abrió los ojos de par en par.

[Su Majestad… Eso es…]

[¿Verdad? ¿No te alegras de que haya creado los gremios?]

Hércules creó gremios comerciales no sólo para recaudar impuestos. También se trataba de reunir información de los comerciantes.

Dicen que quien controla la información, controla el mundo.

[Probablemente estén tramando darle al joven gobernante una buena paliza y saquear algo de oro. Después de todo, no saben nada sobre cómo manejar las finanzas. Los campesinos pelosonianos parecen descontentos por los altos impuestos… Pateemos los traseros de esos mercenarios groseros y enseñémosles a no tomarnos a la ligera]

[Pero movilizar tropas de inmediato es… No, podemos movilizar al ejército permanente. Si usamos la ruta marítima, podríamos atacar antes de que lo haga el enemigo]

[Exactamente]

Hércules sonrió ampliamente. Sin embargo, Garphis aún parecía incierto.

[¿Qué pasa? ¿Hay algo que todavía te preocupa?]

[… Es sólo que esta será la primera vez que Su Majestad esté al mando. Tal vez sea mejor aprovechar nuestra ventaja del terreno y establecer una línea defensiva…]

[La Península de Pelosonia era todavía nuestro territorio hasta hace ocho años. No te preocupes, la geografía no ha cambiado desde entonces según la información de los comerciantes. El pueblo pelosoniano también está buscando nuestra ayuda para derrocar el régimen tiránico de los mercenarios. Tenemos el apoyo de los residentes locales. Y en lugar de defenderme pasivamente, prefiero tomar la iniciativa de atacar]

Atacar y defender. Defender es generalmente más ventajoso, pero no siempre.

Estar a la ofensiva significa que puedes elegir libremente el lugar donde atacar.

Es el trabajo del comandante determinar qué opción es mejor. Y Hércules prefería lo segundo.

[Aun así, no esperaba que un general valiente como Sir Garphis fuera tan débil. Aunque ser pesimista es comprensible después de presenciar las derrotas consecutivas de mi padre… Descansa tranquilo, soy diferente a mi padre. Escucharé atentamente sus opiniones y no me extenderé demasiado. Me aseguraré de discutir los planes de batalla con mis generales. ¿Es eso satisfactorio?]

[¿Su Majestad promete eso?]

[Sí. Por supuesto. Si no escucho tu consejo y cometo un error, Carolina me odiará]

Hércules guiñó el ojo. Garphis exhaló una bocanada mientras se levantaba…

[Ya veo… En lugar de defender, prefiero atacar también. Seguramente presentaré una victoria a Su Majestad.]

[Cuento contigo, ‘Llama Furiosa’ Garphis.]

Y así comenzó la guerra de Pelosonia. Había pasado un año desde las reformas militares. En ese momento, el emperador Hércules tenía quince años.



AnteriorÍndice Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s